La variedad de drogas llamadas ilegales es amplia. Algunas son de origen natural, como las derivadas del cannabis, la coca, el peyote o el opio; otras son de origen artificial, como la heroína, la cocaína, el crack o el éxtasis. Aún cuando los efectos que éstas causan son variables, de forma general todas afectan el sistema nervioso central, ya sea porque aumentan la actividad de la persona que la consume, la disminuyen o provocan alucinaciones.

     Muchas de las drogas de origen natural eran utilizadas en Asia, América y África desde hace cientos de años y su consumo tenía fines místicos. Con el intercambio cultural que hubo por las conquistas europeas en otros territorios del mundo, el uso de sustancias tóxicas se extendió y fue cambiando sus fines.

     Después de la segunda guerra mundial y especialmente durante la década de los sesenta el uso de las sustancias tóxicas naturales se popularizó en todo el mundo, pero a éstas se le sumaron de forma abierta la producción y consumo de las drogas artificiales.

     Aún cuando los usuarios de sustancias tóxicas intentaban crearse un "paraíso artificial" para evadir la situación económica y social del mundo, las consecuencias sociales y de salud que atrajo todo este "bum" no se hicieron esperar. Las listas de muertes o enfermedades graves por el consumo de sustancias se hicieron interminables y las redes del narcotráfico cada vez más poderosas. Producir y distribuir sustancias ilegales, ya sea artificiales o naturales, desde entonces hasta hoy, ha resultado ser un negocio redondo; a pesar de los graves daños que ocasionan.


Tipos y características de algunas drogas

De origen natural:

a) El cannabis

     Es una planta que se cultiva en climas templados y tropicales. Mediante diversas preparaciones de sus partes se obtiene el hachís, droga consumida principalmente en Asia, y la marihuana.

     El uso de la marihuana en México se hizo un tanto popular entre los miembros del ejército en el siglo XIX y a principios del XX, actualmente es muy usada entre las personas de clase media urbana, principalmente jóvenes y algunos grupos marginados.

b) La marihuana

     Es consumida principalmente como cigarrillo y produce ciertos estados de euforia y bienestar combinados con relajación, aletargamiento, apacibilidad y sensaciones de profundización en el pensamiento y alteración del tiempo y el espacio. También causa trastornos en la memoria, el juicio y en ocasiones tiende a agudizar las percepciones visuales y auditivas. Los daños a la salud se relacionan directamente con los sistemas respiratorio, inmunológico, endócrino y motor. Uno de los principales riesgos del consumo de marihuana es que, con frecuencia, sirve de paso o transición hacia las llamadas drogas fuertes (cocaína, heroína, etcétera).

c) La cocaína

     Se produce a partir del tratamiento químico de las hojas de la planta de coca que crece en la región montañosa de Sudamérica. Durante muchos años, los nativos de los lugares de cultivo han masticado hojas de coca para disminuir la sensación de hambre, frío o cansancio; pero el consumo por masticación no produce efectos notorios o peligrosos, ya que la coca es absorbida por el cuerpo de forma paulatina.

     La cocaína procesada químicamente se consume inhalada o inyectada y tiende a generar alucinaciones y euforia acompañada de sensaciones de aumento en la fuerza muscular y de la capacidad mental. Por ello, los consumidores de cocaína tienden a convertirse en personas antisociales, pues bajo su efecto es frecuente que cometan actos ilícitos.

     
    De la planta de coca y a través de un proceso químico se obtiene también la pasta base de cocaína (sustancia que se fuma y que contiene mayor cantidad de ingredientes tóxicos que la cocaína) y las sales de cocaína (sustancia que se inhala y causa daños a la salud más rápido que la misma cocaína).

     Los principales daños a la salud ocasionados por el consumo de cocaína son:

  • Ulceración y deterioro de los cartílagos nasales.
  • Alucinaciones.
  • Delirio de persecución.
  • Desnutrición.
  • Aumento de la agresividad.
  • Muerte por paros cardio-respiratorios.

d) El opio

     En las regiones templadas y subtropicales crece la planta conocida como la adormidera. Del jugo de su cápsula inmadura se obtiene una droga llamada opio, que desde hace siglos ha sido usada en los países asiáticos.

     El opio contiene dos sustancias: la morfina y la codeína, a partir de las cuales y después de un tratamiento químico se obtiene la morfina y la heroína. La primera ha sido y sigue siendo usada como sedante de alta potencia; la segunda comenzó a tener usos médicos, pero en algunos países su producción es considerada ilegal porque muchas personas comenzaron a consumirla con fines diferentes a los médicos.

     Básicamente la heroína se produce de manera ilegal, se consume principalmente de forma inyectada y tiene efectos altamente adictivos por lo que sus consumidores pronto requieren dosis más elevadas.

     Los principales efectos del opio y sus derivados son relajantes y, debido a que su consumo fuera de los fines médicos pronto desarrolla dependencia e ingestión de dosis mayores, sus efectos en el organismo suelen ser devastadores.


De origen artificial

a) Los barbitúricos

     Son medicamentos depresores que al consumirse sin causa y control médico producen graves problemas de abuso y dependencia. Debido a que se siguen empleando para diversos tratamientos, su uso, distribución y venta está altamente controlado. Así que quienes lo usan con fines personales tienden a adquirirlo en el mercado negro o ilegal.

     Su consumo genera efectos parecidos a los del alcohol, además de que tienden a disminuir la angustia.

b) Las anfetaminas

     Otra droga de uso médico es la anfetamina. El consumo de este medicamento fuera del control y la prescripción médica tiende a desarrollar abuso y dependencia y su adquisición se realiza en el mercado ilegal. Dentro de los efectos de esta droga está estimular el estado anímico y disminuir el cansancio y el hambre.

    Vale la pena mencionar que hay personas que utilizan barbitúricos o anfetaminas para contrarrestar los efectos de la cocaína, el alcohol o de otras drogas; arriesgándose no sólo a incrementar las consecuencias negativas en su salud sino a crear una mayor dependencia.

c) El crack

     De un tiempo a la fecha se creó e hizo muy popular entre los sectores de bajos recursos una droga artificial derivada de la cocaína llamada crack. Su creación tuvo como principal objetivo igualar los efectos de la cocaína, pues durante muchos años, por su elevado costo, ésta era erróneamente considerada por la sociedad como una droga cuyo consumo hacía evidente un nivel socioeconómico elevado y por tanto denotaba clase y estilo.

     Efectivamente el crack es la droga que más iguala los efectos de la cocaína, pero por la agresividad de sus ingredientes químicos ha resultado ser mucho más nociva y ocasiona mayores y más rápidos efectos negativos en la salud.

d) El éxtasis o tacha

     Es una de las drogas artificiales que se ha vuelto muy popular entre los jóvenes menores de 25 años. La principal sustancia de esta droga es la metilenedioximetanfetamina, cuyos efectos tienden a relajar, desinhibir y generar una sensación energetizante y ligeras alucinaciones.

e) Los inhalables

     Son sustancias tóxicas que se comercializan para uso doméstico, artesanal o industrial. Aún cuando su posesión y adquisición no está penalizado es bien sabido que gran cantidad de personas, sobre todo jóvenes de escasos recursos y áreas marginadas, las inhalan para adquirir ciertos cambios en su organismo.

     El grupo de los llamados inhalables se considera droga por los efectos que causa en el organismo y por los procesos de intoxicación y dependencia que crea en las personas.

     Algunas de las sustancias que conforman este grupo son:

  • Aerosoles
  • Solventes
  • Barnices
  • Tolueno
  • Isopropanol
  • Xileno
  • Alcoholes
  • Acetona
  • Metanol
  • Gasolina
  • Cetonas
  • Hidrocarburos alifáticos

     Su consumo produce alteraciones cardiovasculares y disminución del apetito; además altera las funciones mentales por lo que provoca en sus consumidores una sensación de bienestar y evasión de la realidad. Su inhalación habitual produce graves y a veces irreversibles daños en la salud; como enfermedades respiratorias, confusión mental, falta de coordinación motora, lesiones en riñones, hígado, cerebro, etcétera.

     Los efectos y las posibles consecuencias del consumo de éstas y otras drogas guardan relación con la persona, sustancia, consumo y circunstancia. Pero hay que tomar en consideración que cuando las consecuencias por el consumo de una o varias drogas son ya trastornos y afecciones orgánicas, mucho antes que se experimenten dichos trastornos ya se han producido otras consecuencias igualmente graves como: pérdida de la autoestima, de lo afectos y del proyecto de vida.