El artículo 1º de la Constitución señala: "En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse, sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece".

     Esto quiere decir que toda persona tiene derecho a gozar de las garantías que otorga la Constitución, por el solo hecho de encontrarse en el territorio nacional, independientemente de la nacionalidad, sexo, edad, convicción política o condición social.

     Es una garantía de igualdad que claramente dispone que a ninguna persona le serán suspendidas, ni restringidas sus garantías, sino en los casos previstos en la propia Constitución.

     Así, la suspensión de las garantías únicamente ocurre en los casos de emergencia que puedan poner en grave riesgo al estado mexicano o a la sociedad. Para operar deben satisfacerse los requisitos que establece el artículo 29 de la Constitución.

Todo mexicano tiene derecho a gozar de las garantías individuales.

     En cuanto a las restricciones, tenemos como ejemplo las que se producen en el caso del extranjero cuya permanencia en el país sea calificada de inconveniente por el Presidente de la República, según lo señala el artículo 33 Constitucional. En este ejemplo, el extranjero tienen restringidas sus garantías de libertad de tránsito, de residencia y de audiencia, consagradas en los artículos 11 y 14 de la Constitución, ya que el Presidente de la República puede expulsarlo del país sin previo juicio.


Diferencia entre garantías individuales y derechos humanos

a) Garantías individuales

     La Constitución, desde el artículo 1° hasta el 28, consagra las siguientes garantías individuales:

  • Toda persona goza de libertad absoluta.

  • Nadie estará sometido a esclavitud o servidumbre.

  • La educación es gratuita y obligatoria.

  • Los hombres y las mujeres poseen iguales derechos.

  • Nadie puede ser molestado arbitrariamente en su vida privada, familiar, domicilio o correspondencia, ni sufrir ataques a su honra o reputación.

  • Protección de la salud.

  • Libertad de trabajo.

  • Libertad de expresión.

  • Libertad de información, de prensa, de petición y asociación.

  • Libertad de manifestación.

  • Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir el lugar de su residencia.

  • Derecho de audiencia.

  • No extradición de reos políticos.

  • Libertad de correo.

  • Independencia de los tribunales.

  • Readaptación social del delincuente.

  • Traslado de reos.

  • Garantías del acusado.

  • Prohibición de la incomunicación y la tortura. Nadie será sometido a torturas, penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni se le podrá ocasionar daño físico, psíquico o moral.

  • No se juzgará dos veces a una persona por el mismo delito.

  • Libertad de creencias religiosas.

  • El Estado es el rector de la economía.

  • Propiedad de tierras y aguas en el territorio nacional.

  • Dominio sobre el subsuelo, mar territorial, espacio aéreo, aguas continentales y combustibles.

  • Propiedad de inmuebles de asociaciones religiosas y de beneficencia.

  • Régimen ejidal, pequeña propiedad agrícola y ganadera, patrimonio familiar.

  • Pequeña propiedad agrícola, justicia agraria.

  • Asesoría legal al campesino, desarrollo rural integral.

  • Ley antimonopolio.

b) Derechos humanos

     Los Derechos Humanos constituyen el conjunto de prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral del individuo que vive en una sociedad jurídicamente organizada.

     Cuando una persona considera que un acto de la Administración Pública ha violado alguna de las garantías individuales que le otorga la Constitución, puede acudir a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que se encargue de su defensa. En ésta, un consejero, o un grupo de asesores, interpondrá la queja ante la autoridad competente hará la recomendación correspondiente y le dará seguimiento hasta que el problema que la motivó se resuelva.

Todo abuso podemos denunciarlo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Cabe recordar que el 10 de diciembre de 1948 las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, la cual distingue entre derechos relativos a la existencia misma de la persona y los relativos a su protección y seguridad, a la vida política, social y jurídica de la misma, así como los derechos de contenido económico y social.


Fundamento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

La Constitución, en su artículo 102, apartado B, establece y fundamenta a la entidad competente que protege los intereses de los gobernados en materia de derechos humanos. De manera particular, el primero y segundo párrafos estipulan:

"El Congreso de la Unión y las legislaturas de las entidades federativas, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecerán organismos de protección de los derechos humanos que ampara el orden jurídico mexicano, los que conocerán de quejas en contra de actos u omisiones de naturaleza administrativa provenientes de cualquier autoridad o servidor público, con excepción de los del Poder Judicial de la Federación, que violen estos derechos.

"Los organismos a que se refiere el párrafo anterior, formularán recomendaciones públicas, no vinculatorias y denuncias y quejas ante las autoridades respectivas".

     Pocos países tienen una Comisión de este tipo. La tarea de proteger los Derechos Humanos representa para el Estado la exigencia de proveer y mantener las condiciones necesarias para que, dentro de una situación de justicia, paz y libertad, las personas puedan gozar realmen te de todos sus derechos.


Objetivos de la defensa de los Derechos Humanos

  • Contribuir al desarrollo integral de la persona.

  • Delimitar, para todas las personas, una esfera de autonomía dentro de la cual puedan actuar libremente, protegidas contra los abusos de autoridades, servidores públicos y de particulares.

  • Establecer límites a las actuaciones de todos los servidores públicos, sin importar su nivel jerárquico o institución gubernamental, sea Federal, Estatal o Municipal, siempre con el fin de prevenir los abusos de poder, negligencia o simple desconocimiento de la función.

  • Crear canales y mecanismos de participación que faciliten a todas las personas tomar parte activa en el manejo de los asuntos públicos y en la adopción de las decisiones comunitarias.


Características de los derechos humanos

  • Son universales porque pertenecen a todas las personas, sin importar su sexo, edad, posición social, partido político, creencia religiosa, origen familiar o condición económica.

  • Son incondicionales porque únicamente están supeditados a los lineamientos y procedimientos que determinan los límites de los propios derechos, es decir, hasta donde comienzan los derechos de los demás o los justos intereses de la comunidad.

  • Son inalienables porque no pueden perderse ni transferirse por propia voluntad; son inherentes a la idea de dignidad del hombre.

     Tanto las garantías individuales que establece la Constitución, como los derechos humanos deben ser reconocidos y respetados por todas las personas; pero de acuerdo con el mandato constitucional, quienes tienen mayor responsabilidad de garantizarlos son las autoridades gubernamentales, es decir, los hombres y las mujeres que ejercen la función de servidores públicos.