¿En qué consiste?

El fenómeno "La Niña" constituye el enfriamiento anómalo de las aguas superficiales del océano Pacífico ecuatorial, central y oriental. De modo general podemos decir que "La Niña" es un fenómeno opuesto al de "El Niño", porque las temperaturas habituales del agua de mar en dicha región se sitúan en torno a los 25°C, pero durante "La Niña" bajan hasta 22 o 21°C. Las aguas más frías se extienden por una estrecha faja, que mide cerca de 10° de latitud a lo largo del ecuador, desde la costa peruana, hasta aproximadamente 180° de longitud del Pacífico Central. Sin embargo, al igual que "El Niño", "La Niña" puede variar en intensidad.

El

     Durante los episodios de "La niña" los vientos alisios son más intensos que la media climatológica. El índice de oscilación o indicador atmosférico que mide la deferencia de presión atmosférica en la superficie, entre el Pacífico Occidental y el Pacífico Oriental presenta valores positivos de intensificación, los cuales indican su presencia en el Pacífico central y oriental. Por lo general el episodio comienza desde mediados de año, alcanza su intensidad máxima a finales y se disipa a mediados del año siguiente.


¿Por qué ocurren El Niño y La Niña?

     Ambos son el resultado de la interacción entre la superficie del océano y la atmósfera en el Pacífico tropical. Los cambios en el océano impactan la atmósfera y los patrones climatológicos en todo el globo terráqueo. A su vez, los cambios en la atmósfera impactan las temperaturas y las corrientes del océano. Los sistemas oscilan entre las condiciones de caliente ("El Niño") a frío ("La niña").


"La Niña" no es un fenómeno reciente

     Otros nombres como "El Viejo", o "El Anti-niño" también fueron usados para referirse a este enfriamiento, pero el término "La Niña" ganó más popularidad. De acuerdo con el Centro Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NCEP, por sus siglas en inglés). De acuerdo con lo que dicen los científicos, "La Niña" comenzó en 1903, y siguió en 1906, 1909, 1916, 1924, 1928, 1938, 1950, 1954, 1964, 1970, 1973, 1975, 1988, y en 1995.

     Desde 1975 "La Niña" ha tenido la mitad de frecuencia que "El Niño". Ambos fenómenos ocurren en promedio cada tres a cinco años; sin embargo el registro histórico de los intervalos entre ambos han variado de dos a siete años.

     "La Niña" dura aproximadamente de 9 a 12 meses, pero algunos episodios pueden durar hasta dos años. El más intenso fue el de 1988/1989: el enfriamiento de las aguas superficiales fue más lento; esto es, demoró dos meses para que la temperatura superficial del Pacífico disminuyera 3,5°. En 1998 el Pacífico tropical también tuvo una temperatura similar, pero el enfriamiento ocurrió tan sólo en un mes.


¿La Niña siempre sigue al Niño?

     No siempre. En los quince años recientes apenas en tres ocasiones "La Niña" ocurrió después de "El Niño". Un episodio intenso de "El Niño" en 1982/1983 fue seguido por otro de "La Niña" en 1984/1985, y un Niño menos intenso, que tuvo lugar en 1986/1987, fue seguido por otro muy fuerte de "La Niña" en 1988/1989, y un Niño en 1991/1994 fue seguido por "La Niña" en 1995/1996.


¿Cómo detectan el fenómeno los científicos?

     Usan diferentes herramientas y técnicas para monitorear y anticipar los cambios en el océano Pacífico, así como el impacto de dichos cambios en los patrones climáticos de la Tierra. Por ejemplo, en el océano Pacífico tropical "El Niño" es detectado mediante diferentes métodos, que van desde satélites y boyas flotantes hasta análisis del nivel del mar. Todo eso arroja importantes datos sobre las condiciones en la superficie del océano. Por ejemplo, las boyas miden la temperatura, las corrientes y los vientos en la banda ecuatorial y transmiten datos a los investigadores de todo el mundo.


No podemos hacer nada para evitar que ambos fenómenos sucedan

     "El Niño" y "La Niña" son variaciones normales en las temperaturas de la superficie del mar, en las cuales el hombre no puede interferir. Son fenómenos naturales, variaciones normales del sistema climático de la Tierra que han existido desde hace millares de años y que continuarán existiendo.