La lectura en voz alta tiene como finalidad, la transmisión de ideas a los oyentes, aunque puede ser utilizada para producir impresiones con fines estéticos. Este tipo de lectura se practica en la actualidad no sólo con el fin de perfeccionar habilidades lectoras, por el contrario, su enseñanza y práctica pretende lograr una actitud de apertura hacia los demás y de cooperación con ellos.

Características de la lectura oral

     La lectura oral es una experiencia eminentemente social, el individuo lee para un auditorio que lo escucha.Leer en voz alta nos ayuda a corregir ciertos errores como la puntuación, repetición de palabras, etc.

     Este tipo de lectura tiene un aspecto mecánico que consiste en la transcripción de sonidos; y otro expresivo en que además de la transcripción de sonidos, participa de manera fundamental la entonación que requiere el texto.

     En la lectura oral, el niño escucha su voz y al hacerlo advierte sus errores, aprende a darle significado a lo que lee y trata de hacer las pausas que marcan los signos de puntuación.

     En este proceso intervienen dos sentidos: la vista y el oído, que se coordinan para lograr un efecto común.

Defectos más comunes en la lectura oral

     Los problemas más comunes que presenta la práctica de la lectura oral son:

  • Mala pronunciación de las palabras, por rapidez excesiva, problemas de visión y desconocimiento de las letras.
  • Omisión de letras.
  • Falta de observancia de la acentuación de las palabras.
  • Repetición indebida de palabras.
  • Omisión de los signos de puntuación.

     Para superar estos defectos es necesario hacer las indicaciones a los niños de la manera en que habrán de articular las palabras, la pronunciación correcta de las letras y el significado de la acentuación en nuestro idioma, que puede hacer cambiar por completo el significado de una palabra; que los signos de puntuación marcan el ritmo de la lectura además de proporcionar las pausas necesarias de descanso; que los signos de interrogación y admiración dan énfasis a las ideas expresadas en el texto, etcétera.

     Después de estas indicaciones se requiere de la práctica individual para aplicar las anteriores indicaciones.

     Un recurso que favorece el mejoramiento de la lectura oral es el uso de la grabadora, pues permite que los niños observen y aprecien sus aciertos y errores. El alumno lee y se realiza la grabación de lo leído, después se escucha la grabación y el alumno oirá y comprenderá cuáles fueron sus errores, estudia, repite varias veces, vuelve a leer y se graba para efectuar la comparación con la primera lectura.

Aspectos para evaluar en la lectura oral

  • Claridad: En la articulación, en la pronunciación y en la dicción adecuadas de las palabras.

  • Intensidad: Volumen de voz suficiente de acuerdo con el número de escuchas.

  • Ritmo: Combinación armónica de las oraciones y respeto a la puntuación.

  • Entonación: Modulación de la voz, correspondiente con lo expresado en la lectura.

  • Acentuación: Respeto a la acentuación de las palabras.

     La educación de la voz y del oído puede lograrse escuchando la dicción de buenos lectores, de ahí la importancia de la colaboración de los padres en el hogar y de la ejemplificación del maestro en el aula.

La importancia de la selección de textos

     El tema y el lenguaje de los textos seleccionados, deberán estar de acuerdo con la edad e intereses de niños y niñas. El tema debe guardar relación con la experiencia del alumno y su vocabulario ha de estar al alcance de su comprensión. Inicialmente los textos seleccionados deben tener una estructura de frases sencilla: frases cortas que puedan ser percibidas y pronunciadas rápidamente.

     Cuando los alumnos hayan adquirido cierta experiencia, se introducirán textos más extensos, ya que el control respiratorio requerido por las frases largas es mayor y se logra progresivamente.

     La lectura oral puede ser también un magnífico recurso para el aprendizaje, pues la mayoría de los seres humanos tenemos una gran capacidad de aprendizaje relacionada con la capacidad auditiva.